martes, 23 de marzo de 2010

Bad Love


Escribo aquí porque es el único sitio en el que me siento segura de decirte que te amo.
Quizás lo leas quizás no, pero no puedo evitar hacerlo. No puedo evitar despertarme pensando en tí y deseando que estés a mi lado en cada momento. No puedo evitar cerrar los ojos y que sea el pensamiento de tus besos el que invada mi cuerpo.

No puedo evitar aguantarme las ganas de llorar cuando regalas besos y no son para mí. No puedo evitar sentirme culpable cuando te hago sentir mal. No eres tú, soy yo. Es mi cabeza. Esta cabeza loca que me trae por el mundo del dolor y la tristeza, que no ayuda a mejorar, sólo ayuda a que mi vida sea un poco peor y pueda llegar a perderte.
Te quiero, lo sabes, y no hay más. No sé si podré llegar a cambiarlo...y si no lo hago, ¿de verdad querrás saberlo? ¿De verdad querrás saber que aquella persona que vela por tí en las noches más oscuras, que se desvive por tu felicidad, te sigue amando en silencio? Aunque tú no me lo permitas, aunque el mundo entero me diga que estoy equivocada, te seguiré amando allá donde vayas. Sé que no haré bien, pero a ver quién es la guapa que le dice ahora a mi corazón que no lata por tí, porque ya se ha acostumbrado a sentirte cerca aunque no te vea.
Bendito fue el momento en el que te conocí. Bendito el momento en el que imaginé tu sonrisa.

Y maldito será el momento en el que mi corazón de el último latido por tí y mi cuerpo te regale el último suspiro de mi aliento...

6 comentarios:

Mancha de pintura